17.7.13

Entre Tonos de Gris

Título Original: Between Shades of Grey
Autora: Ruta Sepetys
Editorial: Maeva - Oceano
Edición: Tapa blanda con solapas
Páginas: 283


RESEÑA:


Junio de 1941. Lina tiene 15 años, vive con su hermano de 11 años, Jonas y con sus padres. Está esperando su admisión al colegio de arte al que había enviado solicitud. La noche en la que se entera que es aceptada, Lina comienza a escribir una carta a su prima y mejor amiga, Joana. “Querida Joana…” de repente alguien irrumpe en casa de Lina para hacer pedazos lo que hasta ese momento fue su vida feliz, es la policía soviética (NKVD). En camisón y con unas pocas pertenencias, Lina es deportada junto a su madre y hermano de su tierra natal, Lituania. Su padre, profesor en una Universidad, desaparece a partir de ese  día. Aquí comienza el relato de una joven que en primera persona nos cuenta un viaje que durará meses, pero que dentro de sí mismo, alberga una búsqueda, la incesante búsqueda de Lina y sus deseos enormes de reunirse con su padre, y de estar con su familia. Todos los lituanos deportados, incluyendo a Lina y su familia, son dirigidos a vagones de trenes. Una noche, Lina escapa para encontrar a su padre y con la ayuda de Andrius, un joven que esta con su madre dentro del grupo del vagón de Lina, y su hermano, Jonas, logran localizarlo. Éste le pide que sean valientes e incita a Lina a que vaya dejando rastro con sus dibujos. A partir de ese instante Lina no dejará de dibujar, en papeles, maderas, pañuelos  y en todo lo que esté a su alcance con la determinación de hacer llegar a su padre mensajes para que sepa que siguen vivos.

MI OPINIÓN:

Lina es adolescente, y como tal tiene un espíritu libre, y está llena de ideales. La libertad que la caracteriza se ve claramente empañada, pero no del todo suprimida por las nuevas condiciones de vida, ya que Lina posee esperanza. Ella  está llena de reflexiones, pensamientos, e inquietudes que no la hacen para nada, la típica voz en primera persona, que se acostumbra leer: “la chica que no sabe nada, que no puede enterarse de nada, aunque lo tenga frente a la nariz y bailando la conga.” A sí mismo, y con su edad, Lina tiene dudas y atraviesa situaciones de incertidumbre, pero es muy inteligente y su relato, si es un poco inocente a veces, no deja de darle la posibilidad de entender y aprender cosas que antes desconocía. Tanto ella como todos los personajes aportan muchísimo a la historia y a la trama. Jonas, su pequeño hermano, quien se vuelve mayor de repente; su madre, quien está decidida a no quebrantar su dignidad, y a dar su vida por sus dos hijos; los habitantes del vagón en que son trasladados a los campos de Siberia, todos y cada uno de ellos, dejan marcas en nuestra protagonista y viceversa, como inevitablemente las dejan en el lector. También está Andrius, personaje que desde que se hace presente en la historia, sabemos que lo hace para quedarse, y de quién Lina se enamora eventualmente. Hay una pequeña porción de diálogo que tiene Lina con Andrius antes de ser separados y creo que es muy importante que esté en esta reseña. Lina le dice a Andrius que tiene miedo, a lo que éste le responde: “-No. No tengas miedo. No les des nada, Lina, ni siquiera tu miedo.” Palabras como éstas, no solo de Andrius, sino de muchos de los personajes pueblan la historia y dejan al lector con el corazón en un puño. Mantener la dignidad a flote entre tanta tragedia es menester para estas personas, porque no solo su dignidad los mantiene en pie, sino que los ayuda a no perder su identidad. La caracterización de los personajes es excelente y muy bien construida, hace que uno se conecte con ellos, con la historia, con sus tristezas, sus anhelos y sus risas. Porque si no cabía lugar para que el libro sea más completo y brillante, también están los momentos en los que reís, o te sorprendes sonriendo.



El título de la novela, habla de un color que no puede pasar desapercibido o pensarse que está allí por mera casualidad: el Gris. El camino hacia ese color, la forma en que se obtienen esos tonos de gris es altamente significativa, como desde la claridad, la quietud y la pureza de un blanco pasamos al gris que, a su vez, nos va acercando al negro, a la oscuridad absoluta; esa que solo acarrea  la muerte, la soledad y el olvido mismo. Días grises, “bazofia gris” (con la que se los alimentaba), pieles grisáceas (por la falta de nutrición y la llegada de las enfermedades), escenarios grises y estériles, estos tonos se contraponen a cualquier signo de vida, de color, de calidez; sin embargo, la calidez se percibe, en las palabras, en los sentimientos y la fortaleza humana que tiene nuestra protagonista y todos aquellos personajes a los que se me hará muy difícil olvidar.


Mientras leía el libro tenía unas ganas enormes de reseñarlo, ganas de que otras personas a través de mi reseña quisieran leerlo, un poco pretencioso de mi parte. Cuando lo terminé de leer ya no pensaba lo mismo. Me daba miedo poder alterar cualquier rasgo de la novela con mi reseña o, lo que es peor, no lograr reflejar lo bueno que yo encontraba en la misma. Es obvio que la belleza que encierra esta historia no podrá estar volcada a estas simples líneas que hoy les escribo, ni por asomo. Y es que este viaje, que es personal, lo realizará cada lector de la mano de Lina. Lo que sí quiero contarles es que recomiendo este libro, que quizá es algo diferente a lo que hoy se consume, desde lo más profundo de mi corazón. 


MI VALORACIÓN:

2 comentarios:

  1. Leí la novela el año pasado y la verdad, es que aunque es muy duro pensar en la vida tan difícil que les toca vivir, la novela en realidad, para mi, es positiva, porque te enseña, que por muy complicada que se te presente la vida, hay que luchar por salir adelante.

    Desde ahora te sigo, te invito a al mio.

    http://deseolibros.blogspot.com.es/

    Nos leemos. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Este libro si lo leí. Me pareció una historia durisima, pero muy bien contada. Pensar que está inspirada en hechos reales, que a la gente realmente le ha ocurrido esto, no lo puedes creer. Muy buena tu reseña, lo describes, muy bien. Saludos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! ^^