13.1.14

Prohibido

Cuarto libro de mi TBR de la BUAtón. Libro con un tema tabú, no muy fácil de digerir, más en mi caso que tengo dos hermanos varones (uno de ellos mi mellizo), y la idea de llegar a enamorarme de ellos me parece la cosa más imposible e improbable del mundo. Pero Forbidden no se trata de mí, y punto!

TÍTULO ORIGINAL: Forbidden
AUTORA: Tabitha Suzuma
EDITORIAL: Simon Pulse
PÁGINAS: 454
EDICIÓN: En inglés, tapa blanda sin solapas.
OPISEÑA:

Sabía que debía leer la historia sin ponerme a juzgar ni decidir lo que estaba bien o mal, y milagrosamente lo logré, digo milagrosamente porque desde que supe del libro pensaba que era un disparate una tomada de pelo. Quería además ver cómo iba a hacer la autora para desarrollar y evolucionar ese sentimiento, ese amor entre dos miembros de una familia. Me fue difícil. En ciertas partes, no podía evitar sentir que algo andaba mal; que estos protagonistas, si hubiesen estado más guiados o contenidos, no hubiese pasado lo que pasó; que ese amor que tantos otros lectores celebraban era fruto de algo horrible como el abandono de sus padres; los sentía perdidos, confundidos, que buscaron figuras y objetos de deseo en el lugar equivocado. Sin embargo, al pasar las páginas y obligándome a abrir la mente, entendí que después de todo solo estaba leyendo una historia de amor. Un amor que no hacía mal a nadie, y que en cierta medida se desarrolló de la forma más inocente.

El libro esta contado desde el punto de vista de los dos protagonistas principales. De los hermanos Lochan y Maya Whitely. Desde el primer capítulo conocemos a un Lochan de 17 años y a una Maya de 16 que conviven con su madre, alcohólica, y divorciada (que suele ausentarse durante períodos largos) y sus demás hermanos: Kit de 13, Tiffin de 8 y Willa de 5 años. Con esta madre pesudo-ausente los jóvenes deben estudiar e intentar llevar adelante la familia y realizar los quehaceres del hogar. Lochan y Maya tienen una relación más cercana que la de cualquier hermano y hermana convencional, al menos esto nos plantea la autora, se han convertido sin quererlo en la cabeza de la familia: en el padre y la madre simbólica de sus hermanos.

Sin desearlo estos dos hermanos se ven envueltos en cierta situación de atracción, hasta que descubren lo inevitable, lo ineludible: no se sienten hermanos y se han enamorado. Lochan y Maya sienten que son almas gemelas, pero no pueden vivir plenamente su amor, porque lo que ellos sienten está prohibido.

El libro me tuvo en una montaña rusa de sensaciones, hubieron cantidad de cosas que me hacían enojar, no estaba del todo de acuerdo con el juicio de valor que tenían los personajes. Ciertas cosas me parecían contradictorias. Pero ¿qué no puede ser contradictorio en esta situación sumamente controversial? Lo entendí entonces como en una especie de característica de la lucha interna de cada personaje, aunque está clarísimo como vive cada uno lo que les pasa. Maya es más desenfadada para entender que se ha enamorado de su hermano mayor, ella está tranquila con lo que siente y se conforma en principio con mantenerlo en secreto. Lochan, por su parte, se siente totalmente extraño, culpable, aterrado, pero a la vez no puede evitar sentir lo mismo, aunque vive reprochando que siempre tendrá que ser secreto. Hay algo que se cierne siempre por encima de cualquier deseo de estos dos jóvenes enamorados y es el hecho que el incesto está penado por la ley.

Estuve con un conflicto tremendo, cuando empezaba a amigarme con la trama pasaba algo que me hacía odiarla, sí, la argumentación o ciertas acciones me hacían retroceder varios casilleros (y no hablo del incesto, ni del contacto físico que podrían llegar a tener los hermanos... que si hubiese sido no hubiera leído el libro, porque no soy masoquista) era algo más allá de eso, sentí que hubo demasiada justificación innecesaria, mucha forcejeo para distorsionar ciertas cosas en favor de otras perspectivas. En fin, SO MANY THINGS TO DISCUSS!!!

Lo noble (así lo noté yo) de todo esto es que los protagonistas temen ser encarcelados por incesto, pero no por la vergüenza al escrutinio público, a que todos sepan que se enamoraron y que mantuvieron relaciones sexuales; estos dos jóvenes no quieren arriesgarse a perder a sus hermanos, no quieren faltarle a los más chicos de la casa. Tienen muy en claro que Kit, Tiffin y Willa aún necesitan de ellos, y eso es digno de destacar. No solo están siendo dos adolescentes impulsados por sus deseos, sino que tienen dos dedos de frente y saben, mucho mejor que cualquier adulto, lo que necesitan sus hermanos menores.

No podría agregar mucho más, sólo que fue un libro que me hizo sentir muchas cosas: enojo, pena, tristeza... y que el final lo deja a uno pensando y digiriendo.

La nota no es muy alta, pero es que directamente ni lo iba a calificar :P como dije no fue un tema fácil de leer, y no porque sea una prejuiciosa, mente cerrada, ni nada parecido. Pero todo libro, trate del tema que trate, siempre lo pongo un poquitito en el banquillo... no recibo todo lo que leo, no me creo, compro, ni me trago todo lo que el autor/a me presentan con los brazos abiertos y así porque sí.

La autora hizo muy bien usando los POV de ambos personajes, no deja lugar al juicio de ningún tipo de narrador externo a lo que pasa, a lo que les pasa a los personajes. Nos deja a los lectores con la tarea de juzgar a bien o a mal la historia de Lochan y Maya.

Mi Valoración: 3/5: No estuvo tan mal.



¿Lo leyeron?
¿Les gustó?
Quisiera saber qué opinan :D

Un besín ♥
¡nos leemos pronto!

1 comentario:

  1. Hola!
    Pues a pesar de tener un tema algo delicado no dejo de leer buenas opiniones y desde hace tiempo captó mi atención. Gracias por la reseña.
    Besos!

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! ^^